Un grupo de chicos de 16-17 años han visitado el Campo de Trabajo a Popokabaka, un pueblo de la provincia de Kwango, en la República Democrática del Congo.

Esta idea dio lugar a un proyecto de colaboración que va de la mano de la diócesis de Popokabaka, y que tiene un objetivo doble: por un lado, el que los chavales conozcan la realidad del país, llevándoles ilusión y valores humanos, y por otro, que trabajen en la reconstrucción de la escuela del pueblo y en algunas de sus capillas. La idea es que el Campo de Trabajo deje una huella en Popokabaka.

Dentro de nuestras posibilidades, y en consonancia con nuestro objetivo de, a través del fútbol, poder construir una sociedad mejor, nos sumamos a la causa aportando equipamiento deportivo para la población de la República Democrática del Congo.